[…] El barco, que estaba siendo reparado, se cayó al soltarse una de las cuñas que lo sostenía antes de ser botado de nuevo al agua. A pesar de lo espectacular de las imágenes, no hay que lamentar heridos ni daños medioambientales. Como se escucha al final del video: “Non había nada que facer…”. […] [Noticia]

0 Vistas

Qué bonito…

Es una pena que crean que todas esas miradas rojas son gente mala, cuando la realidad es que el 99% son personas que estarían dispuestas a ayudar en lugar de lo contrario. Vamos, que esas miradas rojas forman parte de su imaginación, y juzgan a todo un colectivo por lo que hace una pequeña parte del mismo. ¿Os suena?

Extra: Qué bonito…

Qué bonito...

Hay más, hay más…

Ver post completo

500 Vistas

Volver arriba