¿Os acordáis del muchacho que se abría la frente con el marco de la puerta? Pues… de tal palo, tal astilla

0 Vistas

Volver arriba