Un ‘cuento Disney’ para responder a una clienta en TripAdvisor en León

Una usuaria plasma una opinión negativa, en la que se queja del trato ofrecido y los dueños del restaurante leonés Zielo crean una original y divertida respuesta que se ha vuelto viral en redes sociales

Un 'cuento Disney' para responder a una clienta en TripAdvisor en León

De los creadores de “comprador del año” y “el cliente siempre tiene la razón a no ser que sea giIipoIIas“, llega…

Un 'cuento Disney' para responder a una clienta en TripAdvisor en León

La respuesta (ojo ladrillo)

Ver post completo

0 Vistas

Tengo sentimientos encontrados con esta noticia

Tengo sentimientos encontrados con esta noticia

[…] “Hemos colonizado la pista”, dice Isabel Trías, directora del colegio público El Martinet, en el pueblo de Ripollet (Barcelona), que ha desterrado el uso de la pelota. Allí los alumnos no juegan al fútbol ni al baloncesto. En ningún momento de la jornada escolar. La pista es una explanada en desuso sin porterías ni canastas en la que los trazos de colores son casi imperceptibles. Rodeada de montículos de tierra con pequeñas construcciones hechas con troncos y con cabañas de madera, ese trozo de cemento es uno de los símbolos de la lucha de este colegio por implantar su propio modelo de escuela, en el que no hay asignaturas y los niños no almuerzan bocadillos, sino fruta y frutos secos. […] [Noticia]

Por un lado le veo sentido, porque incluso cuando yo iba al colegio (y eso que mi colegio tenía mucha superficie para jugar) el fútbol hegemonizaba el espacio. Pero por otro lado veo lo de siempre: limitar la libertad de elección de la gente, y en definitiva, ir en contra de Darwin. Tiene sentido que si los chavales quieren jugar a fútbol, lo hagan en horas no lectivas, para no monopolizar el recreo. Pero también si monopoliza el recreo es porque muchos niños quieren jugar a eso… Da la sensación de que estamos pasando de educar, a dirigir el pensamiento.

0 Vistas

¿Por qué hay 96.000.000 bolas negras en este embalse?

Ya hablé de esto hace unos años, pero este vídeo está mejor 😉

Cuando el sol incide sobre agua tratada con cloro y demás desinfectantes, convierte el inofensivo bromuro en bromato. Y el bromato no es precisamente inofensivo… es cancerígeno (y esto no es bromuro, badum tss!). Es cancerígeno en exposiciones prolongadas, por eso los reguladores insisten en que los niveles deben mantenerse por debajo de los 10 microgramos por litro de media en un periodo de 12 meses.

Para evitar esta reacción química promovida por los rayos solares, a alguien se le ocurrió la excéntrica pero original idea de cubrir los embalses con bolas de plástico opaco. Además, al contrario de lo que pueda parecer, están parcialmente llenas de agua, para que el viento no las haga volar y los vecinos tengan una lluvia de miles de bolas de plástico al primer día de viento fuerte.

200 Vistas

Volver arriba