Aquí nadie contagió a nadie

Aquí nadie contagió a nadie

[…] La concentración celebrada en Pamplona en favor de un preso de la organización terrorista ETA, Francisco Ruiz, el asesino de Tomás Caballero (concejal de UPN), ha provocado un enorme rechazo político. Dicha concentración fue autorizada por el delegado del Gobierno en Navarra,José Luis Arasti. La movilización abertzale es en apoyo a las protestas del terrorista en la cárcel. En el escrito en el que dio el visto bueno, al que ha tenido acceso EL MUNDO, el delegado defiende el derecho de reunión, como un derecho que sigue vigente pese al estado de alarma en el país. […] @elmundo.

Pero NO ES LO MISMO, porque no usaron cacerolas…

Aquí nadie contagió a nadie

video
Aquí nadie contagió a nadie

 

Enviado por Potato:

Ave Fino, señor de los measentados!  Con el tema este de las manifestaciones en barrios “ricos” Madrid se hizo mucho ruido para ponerle todo tipo de etiquetas para justificar que solo son una grupo de “Cayetanos fachas machirulo-opresores”. Estoy seguro que de eso había pero las manifestaciones y caceroladas ya están  por toda España y por todo tipo de barrios,  mostrando que el malestar es bastante general (y con razón). Me parece curioso ver que la gente contraria a estos actos se agarre a cosas como qué “con qué derecho salen estos pijos a quejarse”, “estos pijos piensan que el virus es un cuento, ellos van a hospitales privados”, “gente de clase social muy elevada que se mueve por egoísmo”, cuando el protestar es algo legítimo venga de quien venga.  Precisamente es muy clasista el pensar que solo las protestas de “gente con menos recursos” son legítimas o algo así.


En cualquier caso, el gobierno en general ha descalificado estos movimientos con estos discursos de “clase social” y ha apelado a temas de salud por la transmisión del virus (aglomeraciones de personas y eso). Pero lo curioso de todo es que hace unos días la Delegación del Gobierno en Navarra autorizó una concentración en Pamplona en favor de un miembro de ETA, porque el derecho de reunión sigue vigente en el estado de alarma:

“El derecho de reunión en los lugares de tránsito público, reconocido en el artículo 21.2 de la Constitución y regulado por la ley orgánica 9/1983 de 15 de julio, constituye una manifestación colectiva de la libertad de expresión efectuada a través de una asociación transitoria de personas que opera de manera instrumental al servicio de intercambio o exposición de ideas, de defensa de intereses, o de publicidad de problemas y reivindicaciones”

Visto ésto, hay que tener unos huevos como balones de Nivea para justificar que unos pueden manifestarse en favor de esta persona y negársela a quienes se manifiestan por la mala gestión. Y si tenemos que meternos a valorar los motivos de la manifestación… no creo que manifestarse a favor de una persona condenada por asesinato sea más importante que manifestarse por la gestión del gobierno. Saludos! @Potato.

Incluso apuntan con el dedo…

Aquí nadie contagió a nadie

¿Montaremos los coches por piezas en el futuro como hacemos ahora con los ordenadores?

¿Montaremos los coches por piezas en el futuro como hacemos ahora con los ordenadores?

[…] El resultado final es una plataforma completamente plana que permite total libertad de diseño, asegura un rendimiento adecuado y reduce el tamaño y el peso. Su modularidad admite el desarrollo de cualquier tipo de vehículo comercial eléctrico, desde los dedicados a la a entrega de paquetería de última milla hasta los de transporte pesado. […] @hibridosyelectricos.

Está pasando…

Está pasando...

Ayer me encontré con un colega que llevaba horas buscando un sitio en una terraza. Por lo visto tienes que hacer cola, y una vez quede sitio libre, tienen que desinfectar la mesa y las sillas con un producto concreto, etc… El asunto es que estando las terrazas al 50% de aforo máximo (teóricamente, porque algunas…) estaban todas llenas. Hay mucha gente haciendo “la ruta del juego de la silla” para pillar un sitio. Lo que me pareció evidente es que hay una cantidad enorme de gente por la calle.

Volver arriba