hit counter

Acompáñenme a ver esta… ¿triste historia? NOPE, ésta acaba bien

Victoria tiene 94 años, y hace unos días unos okupas aprovecharon que se había ido unos días para asaltar su casa en Portugalete y cambiar la cerradura. La policía, lejos de sacar a esa chusma de su casa, le daba a la señora fecha para un juicio. Ella, como es normal, no entendía nada.

La cosa no mejoró. Los okupas empezaron a vender los bienes y enseres de la señora en el mercadillo…

Y aquí viene lo bueno. La “presión popular” (los vecinos con cara de matar) acaba consiguiendo que los Okupas salgan por patas.

Soy más de paz que de guerra, tiro más por el diálogo, la calma, etc… pero claro, eso siempre que haya un marco legal que te proteja contra los delincuentes. Si se meten en tu casa, y encima la ley te emplaza a un juicio para luchar por lo que es tuyo… apaga y vámonos.

0 Vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Relacionados

La responsable del desarrollo de una reforma contra el maltrato infantil de Podemos, denunciando 3 veces en falso y secuestrando a su hijo... ci ceñó

La responsable del desarrollo de una reforma contra el maltrato infantil de Podemos, denunciando 3 veces en falso y secuestrando a su hijo… ci ceñó

Ojo porque la cosa tiene mucha miga. […] Las denuncias, sucesivamente archivadas, lograron no obstante su objetivo: proteger a la madre en su decisión de no permitir al padre ver al niño, e impedir, valiéndose de trucos procesales, la relación paternofilial. Rafael Marcos no pudo ver a S. desde noviembre de 2011 hasta mayo de 2014, y […]