Un vídeo diseñado para haceros sentir ancianos

El vídeo original tras el salto.

Enviado por @Heisenberg911

Robert Mikhailovich Shwartzman, piloto ruso (academia Ferrari), comprando boletos para ser el próximo cancelado del mundo del motor

Robert Mikhailovich Shwartzman es un piloto de carreras ruso, nacido en Israel y criado en San Petersburgo. ​ Es miembro de la Academia de Pilotos de Ferrari.​En 2018 fue tercero en Fórmula 3 Europea y campeón de la Toyota Racing Series el mismo año.

Robert Mikhailovich Shwartzman, piloto ruso (academia Ferrari), comprando boletos para ser el próximo cancelado del mundo del motor

Y si eso no era suficiente…

Y esto viene después de que Juri Vips haya sido despedido de Red Bull por decir la “N word”.

Robert Mikhailovich Shwartzman, piloto ruso (academia Ferrari), comprando boletos para ser el próximo cancelado del mundo del motor

Robert Mikhailovich Shwartzman, piloto ruso (academia Ferrari), comprando boletos para ser el próximo cancelado del mundo del motor

@20minutos

Yo solucionando los problemas de mi vida

@UScarif

Percibo cierta gordofobia en este titular…

¿Están sugiriendo que estar gordo es malo? Habrá que llamar al comando censor.

Percibo cierta gordofobia en este titular...

En el instituto, en Indiana, consiguió destacar y colocarse entre los 20 mejores jugadores de su edad en todo el país. Eso hizo que varias universidades llamasen a su puerta, pero decidió permanecer en casa, en la Universidad de Purdue. Allí se erigió en uno de los mejores reboteadores de la competición, convirtiéndose en All-American. Así se presentó en el Draft de 2017, donde fue seleccionado por los Portland Trail Blazers. Sin embargo, la falta de minutos le relegó a la liga de desarrollo y a mitad de la siguiente temporada acabó haciendo las maletas rumbo a los Sacramento Kings.

De vuelta en los Blazers, en plena pandemia, el frenazo de su carrera se convirtió en parón. Se negó a acudir a la burbuja de la NBA en Orlando, con la que la mejor liga del mundo quiso combatir la pandemia de coronavirus, y esa fue su sentencia: no volvió a jugar un partido oficial.

Después de aquello se le había vuelto a ver en 2020, cuando fue arestado por posesión de drogas. Un año después, durante una visita a los juzgados, mostró una imagen muy deteriorada tras haber ganado casi 65 kilos desde su retirada del baloncesto. @abc

Puro músculo natural. De sus biceps sacan el acero para los barcos

Volver arriba