Su risa suena igual que el perro sufriendo por existir

@sylviaretiz

Volver arriba