Cuando eres tan bueno amagando que engañas hasta a tus propios compañeros…

Bastante que Darwin le perdona el primer susto…

Volver arriba