Lo siento, me he equivocado, y no volverá a ocurrir

Lo siento, me he equivocado, y no volverá a ocurrir

Como diría Pablo Iglesias… “no vale con pedir perdón, hay que asumir responsabilidades políticas”

Lo siento, me he equivocado, y no volverá a ocurrir

Lo siento, me he equivocado, y no volverá a ocurrir

En Twitter les están dando goma to the limit…

Lo siento, me he equivocado, y no volverá a ocurrir

Lo siento, me he equivocado, y no volverá a ocurrir Lo siento, me he equivocado, y no volverá a ocurrir Lo siento, me he equivocado, y no volverá a ocurrir

No tenían tantas “dudas jurídicas” cuando señalaron con el dedo y acusaron a una señora propietaria de un piso en alquiler, confundiéndose con otra mujer del mismo nombre. Acusándola de subir el precio a una familia a la que no solo no le había subido el IPC en 15 años, sino que encima les había bajado el precio cuando lo pasaron mal.

Lo siento, me he equivocado, y no volverá a ocurrir

La versión yitan de la película “300”

Caso aislado que no representa de ninguna manera el civismo y el respeto que siempre ha caracterizado a la etnia gitana.

Lo siento, me he equivocado, y no volverá a ocurrir

Lo siento, me he equivocado, y no volverá a ocurrir

[…] Era tal el número de personas que había en Urgencias y en los alrededores que su presencia imposibilitaba el correcto funcionamiento del servicio del Hospital. “No entraba más gente, y además estaban gritando y llorando”, relatan estos mismos testigos, apuntando que varios sanitarios les explicaban a todos los allí presentes “que no les estaban dejando trabajar, que por favor saliesen y les dejasen hacer su trabajo”.

Poco a poco, los agentes han podido ir normalizando la situación, dentro de lo posible: “Parecía que estaban regulando el tráfico pero dentro de Urgencias. De hecho, hay muchos que al ver a la Policía se han ido corriendo”, señalan estos mismos testigos presenciales.

Lo siento, me he equivocado, y no volverá a ocurrir

Además, también ha tenido que acudir la Grúa Municipal para retirar varios vehículos, ya que “según iban llegando, los iban dejando sin aparcar ni nada”. Esto imposibilitaba que las ambulancias pudieran llegar a la puerta del Hospital, teniendo que bajar a los pacientes a unos pocos metros de distancia y llevarlos en camilla.

Finalmente, algo más de una hora después, la situación se ha solucionado cuando uno de los allí presentes ha gritado “¡Lo han salvado!”, lo que ha provocado una explosión de júbilo de toda la sala de Urgencias, que ha comenzado a salir paulatinamente a la calle “a fumar y a tomar el fresco”, cuentan testigos presenciales, mientras daban las gracias “y rezaban”. […] @salamanca24horas.

Para rematar, el testimonio de un finolier que trabaja en ese hospital:

Lo siento, me he equivocado, y no volverá a ocurrir

Volver arriba