hit counter

Fue tanto el cántaro a la fuente…

Fue tanto el cántaro a la fuente...

Fue tanto el cántaro a la fuente...

Fue tanto el cántaro a la fuente...

Fue tanto el cántaro a la fuente...

Fue tanto el cántaro a la fuente...

Fue tanto el cántaro a la fuente...

Fue tanto el cántaro a la fuente...

Creo que cuando te meten un revés, está bien admitir la derrota y aplaudir al rival. Si andas dándole ceraca a todas las tías (y tíos) que modifican o adornan su cuerpo para gustar más, y tú me llevas los brazos adornados con pinturas rupestres (que me da a mí que no nacen de forma natural), pendientes, anillos, pulseras… Igual un poco de razón tiene la chica, y lo mismo es más coherente que tú. Llámame loco.

Lo importante, más que hacer una cosa o la contraria, es ser coherente y no engañarte a ti mismo. Si vas enseñando pechuga y dices que no lo haces para que te miren los demás… chirría. Si no te importa admitirlo, tienes mis dieses. Pero criticar a la gente que quiere gustar, cuando tú haces lo mismo (a tu manera)… se presta a un zasca como este. Además querer gustar, aunque sea con métodos “artificiales”, es algo totalmente natural… paradójicamente.

0 Views

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Relacionados

Cuando va contra el PP, es un éxito de la justicia. Cuando va contra el PSOE... adivinad.

Cuando va contra el PP, es un éxito de la justicia. Cuando va contra el PSOE… adivinad.

El ‘lawfare’ o guerra jurídica es un neologismo inglés que viene de fusionar las palabras ‘law’ (ley) y ‘warfare’ (guerra). Esa warfare consiste en judicializar la vida política para paralizar al Gobierno. Es un intento de ganar en los tribunales lo que no se logró en las urnas. Es una quiebra de la separación de […]