hit counter

Finolier y su percance durante un viaje a Detroit

Hola Fino, yo cago sentado. Sigo tu blog desde tiempos inmemoriales y me gustaría contarte una anécdota; porque no tengo el valor de contárselo a nadie de mi círculo cercano y sé que a ti y tus fieles seguidores, podría, incluso, haceros ilusión leerlo…
“Hallábame yo explorando Detroit a una mujer ya entrada en años; aunque era una de sus primerizas experiencias (según ella) por esa zona. Todo muy bien, entró a la primera, no sin sus llantos propios…mis dieses, muy resbaladizo todo dentro hasta el boom final; pero cuando me dispuse a extraer mi miembro de allí, una oscura mancha pude divisar entre la poca luz que había. Iluso de mí, pensé que aquella mancha, debido a los gritos de dolor, era sangre; pero no quise comprobarlo manualmente. No pasaron ni 5 segundos y un extraño, penetrante y seco olor ocre llegó a mi nariz, dándome cuenta de que aquello no era sangre, sino mierda.”
Ya se sabe que jugar con Detroit puede tener sus riesgos; pero no es hasta que lo vives en tus propios huesos, el hostión de realidad que ello puede conllevar.
Saludos y Put your hands up for Detroit!

Finolier y su percance durante un viaje a Detroit

Gajes del oficio. De todo se aprende 🙂

0 Vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Relacionados

8 japos para tocar la banda sonora de Super Mario World

8 japos para tocar la banda sonora de Super Mario World

En las primeras versiones de la Super Nintendo había 8 señores japoneses dentro de cada consola para interpretar la música. […] La Super Nintendo disponía de 8 canales de sonido muestreado con una resolución de hasta 16 bits, contaba con una impresionante selección de efectos DSP incluyendo un tipo de ADSR presente normalmente en esa […]

Cuesta más la ficción que la realidad

Cuesta más la ficción que la realidad

[…] Presupuesto. Chandrayaan 2 ha salido adelante gracias a un presupuesto de 142 millones de dólares, algo que en términos espaciales es casi calderilla si lo comparamos con otras misiones. Para hacernos una idea, la llegada a la luna de Amstrong en 1969 le costó a la NASA la friolera de 23.600 millones de dólares, lo que en términos actuales y […]