Vivir siendo transespecie: “El otro día intenté entrar en una catedral, y no me dejaron por llevar dos aletas en la cabeza”

Enviado por @GonzaloStampa.

Volver arriba