Vaya por dios, quién lo iba a imaginar…

Vaya por dios, quién lo iba a imaginar...

Curiosamente, esta tendencia es similar a lo que se ha hallado en macacos a los que se les ofrecen juguetes “de niño” y “de niña”, según un estudio realizado en 2008, así que las preferencias de juguetes sexualmente dimórficos parecen reflejar diferencias neurobiológicas básicas entre machos y hembras y no son causadas únicamente por la socialización, como han sugerido las teorías cognitivo-sociales del comportamiento de roles de género. @xatakaciencia

Vaya por dios, quién lo iba a imaginar...

Vaya por dios, quién lo iba a imaginar...

El que trate con niños pequeños se da cuenta de esto en el minuto 1, pero ni con 3000 estudios esta gente va a dar marcha atrás con sus ideas retorcidas sobre la igualdad entre individuos que son claramente diferentes de nacimiento, tanto física como conductualmente.

Disclaimer: Si sigues leyendo (ergo te interesa) no me culpes por tener opinión sin ser “licenciado en sociología”, como tampoco culpo yo a nadie por votar sin ser politólogos ni economistas.

Continúo…

Los defensores de la “perspectiva de género” te dirán que esas diferencias son leves, y que los roles “impuestos por la sociedad” son mucho más determinantes, pero tanto más, que las diferencias genéticas serían despreciables. La de gimnasias mentales que tienen que hacer para tragarse semejante tontería, porque la realidad que mamamos a diario nos grita constantemente lo contrario.

Y es que la sociedad actual y sus roles, cada vez más igualitarios, nos tiende a igualar más de lo que somos de nacimiento, y no al contrario. Es la primera vez en la historia de la humanidad, que una parte importante de las hembras en edad de tener hijos y con capacidad para ello, deciden no tenerlos.

El proceso era el siguiente: nacemos diferentes, vamos adaptando los roles a nuestras diferencias (físicas, fisiológicas, y mentales), y continua el ciclo de retroalimentación. Ahora hemos parado en seco ese ciclo. Los roles sociales se están modificando de forma notable y en poco tiempo para luchar contra la genética. ¿Merece la pena esa lucha sin cuartel en busca de la máxima igualdad? Pues depende… Habiendo llegado hace décadas a la igualdad de derechos y obligaciones, yo creo que no. Y los resultados tampoco me invitan a pensar lo contrario…

Tanto dar la chapa con la sexualización de la mujer por parte del patriarcado, que ya ni un anuncio hay con tías ligeras de ropa, ni azafatas en F1, ni nada de nada… y resulta que en 2021, con el patriarcado en horas bajas, y el feminismo neutralizando la sexualización que nos bombardeaba… todas las chavalas de 14 años para arriba están enseñando cacho y pasando nud€s en sus redes sociales, se instalan 300.000 implantes mamarios por segundo, y Onlyfans triunfa como fuente de ingresos entre unas mujeres más libres que nunca. ¿No era el patriarcado el que las arrastraba a sexualizarse? ¿Qué está pasando? Seguro que hay alguna forma de culparnos a los hombres por esto.

Y retomando la frase:

Es la primera vez en la historia de la humanidad, que una parte importante de las hembras en edad de tener hijos y con capacidad para ello, deciden no tenerlos.

A 30 años vista, va a ser la primera vez que vamos a tener millones de mujeres de más de 60 años sin familia, ni hijos, ni nietos. Que vayan preparando los volquetes con antidepresivos…

Vaya por dios, quién lo iba a imaginar...

Igual eso de que los hombres vivamos unos cuantos años menos que ellas, dentro de 30 años empieza a verse como una ventaja patriarcal…

Eh, pero aún les quedará su pareja“, ya… claro… en el milenio en el que 3 de cada 4 matrimonios acabarán en divorcio… Nos dirigimos a un futuro individualista en el que millones de personas ancianas con 5 o 6 mascotas ya enterradas, no van a saber qué hacer en este mundo.

Vaya por dios, quién lo iba a imaginar...

Y recordad: es solo mi opinión, yo no os gobierno.

Buenos días

@l.thomas2020

Oh, creo que tengo algunos síntomas…

Oh, creo que tengo algunos síntomas...

[…] También ha explicado al facultativo que no solo se cansa enseguida haciendo cualquier cosa sino que, además, lo que padece puede que se le haya pasado al cerebro porque muestra menos paciencia con la gente.

“Llegan las once de la noche y me quedo dormido, ¿qué tengo? Hay que hacer unas pruebas o algo”, ha dicho muy nervioso.

Tengo pelos de color blanco y me ha salido un hijo y todo…”, ha dicho enseñando unas fotografías que tiene en su móvil. A continuación se ha levantado y se ha sentado varias veces para mostrar un “ruido raro” que hacen sus rodillas. […] @elmundotoday

Volver arriba