Colonoscopias: el único momento donde te puedes tirar turbopedacos delante de desconocidos sin que nadie te mire raro

Yo pasé por ello hace unos años, porque mi padre tuvo pólipos y por herencia genética tuvieron que comprobar que mi hermano y yo no habíamos replicado ese problema. Te anestesian, no te enteras de nada, y cuando despiertas estás full cargado de gas, preparado para comenzar una competición de explosiones gaseosas con gente que no conoces de nada.

Y la banda sonora de esta situación:

 

0 Vistas

Volver arriba