Un día cualquiera en las carreteras de la madre Rusia

Dicen que es imposible entrar en un BMW i8 sin reventarte la cabeza…

Pero menos quejas y más soluciones, como la de este probador de coches.

Volver arriba