Os presento a Catsillas, el gato portero

Lo bueno de ser un gato es que puedes hacer paradas REALMENTE imposibles.

Y aquí su primo Cat Lewis, aprendiendo por ensayo-error cómo funciona una cinta de correr.

 

Volver arriba