La dura vida del body builder

Nuestros robots son sometidos a las pruebas más exigentes

Enviado por Iñigo.

Volver arriba