Mientras tanto, en un cuarto de baño rusiano…

Otro maravilloso diseño, esta vez involuntario…

Mientras tanto, en un cuarto de baño rusiano...

¡Llantas bluetooth!

Volver arriba