Ya está toda la maquinaria indepe intentando boicotearla…

Ya está toda la maquinaria indepe intentando boicotearla...

A la hora de repasar sus conocimientos lingüísticos, la barcelonesa deja claro que el idioma de sus padres, el catalán, no está a la misma altura que el español o el inglés. “Español… A ver, el catalán no es un lenguaje, pero lo cuento, e inglés”, relata.

Los hay que, incluso, piden el boicot a los patrocinadores de Badosa para intentar presionar para que rectifique o matice sus palabras. La tenista no lo ha hecho, de momento. @20minutos

Lo dice al final del vídeo:

Sea o no sea una lengua (que lo es), tiene toda la pinta de un dialecto. Digamos que si los lenguajes fueran equipos de fútbol, el Catalán estaría al borde de bajar a segunda división.

De momento no he encontrado mejor resumen de los saltos generacionales que el de este vídeo

@cristianriquelme619

Parece una fusión fallida de Goten

Parece una fusión fallida de Goten

Enviado por Sendoa.

Los caramelos con droja en la puerta del colegio han vuelto, ¡en forma de pinchazos!

Un articulo interesante. Resumiendo, ahora cuando slguien se roza con algo, cree q le han puesto droja en el colacao, y la cabeza hace el resto.@ppsoemoxs.

Los caramelos con droja en la puerta del colegio han vuelto, ¡en forma de pinchazos!

“Estas sustancias han de ser administradas de modo intramuscular. Esto significa que tienes que tener una aguja muy gruesa y clavarla varios centímetros bajo la piel. Además, hay que administrarla lentamente, en torno a 20 segundos, porque es bastante cantidad de líquido. Es una experiencia bastante dolorosa”, dice la experta de Energy Control. “¿Cómo va a estar alguien poniéndote una inyección intramuscular sin darte cuenta, mientras bailas o estás en una cola? Es impensable”.

Desde Energy Control tampoco ven adecuadas estas sustancias para los fines que aparecen en los medios: “Las benzodiazepinas puede que te den somnolencia y te hagan perder un poco la conciencia, pero no anulan tu voluntad. Y la ketamina es una droga muy aparatosa: hay temblores, pérdida de conciencia, alucinaciones… Dudo que ningún agresor se arriesgue con esa sustancia”. @elconfidencial

Los caramelos con droja en la puerta del colegio han vuelto, ¡en forma de pinchazos!

Volver arriba