Lo que John Cleese opina sobre el lenguaje políticamente correcto