“Pensé que había unas gallinas afuera”

Y con razón…

Volver arriba