In dubio… ¿pro reo?

In dubio... ¿pro reo?

La práctica judicial encontró un asidero al que agarramos para evitar la impunidad en aquellos casos de delitos cometidos en circunstancias en las que es especialmente difícil que existan pruebas objetivas: poder considerar el testimonio de la presunta víctima como única prueba de cargo. Pero para hacerlo, debe cumplir unas exigencias muy concretas. Que tenga sentido, que sea persistente, y que no existan razones para mentir (como venganza, o sacar rédito económico). Si la única prueba que concurre es esa declaración de la víctima y esa prueba no pasa ese triple filtro, no debe condenar.

A continuación dejo un extracto del artículo que vale como resumen, aunque os recomiendo leerlo completo (son 5 minutos):

Ver post completo

0 Vistas

Volver arriba