Ese brillo en los ojos de Romano Aspas cada vez que está de mañaneo con Enrique Arce…

Cualquiera se acerca...

Volver arriba