El futuro de la productividad: la oficina acuática

Trabajar es una putada, pero… ¿a quién no le gusta ir a la piscina? Este empresario de un universo paralelo ha decidido unir ambas experiencias para que ahora también odies bañarte.

200 Vistas

Volver arriba