Abascal “quedando en evidencia” al no responder ninguna de las preguntas planteadas por los asistentes

Siempre se ha dicho que es mejor callarse y parecer idiota, que hablar y despejar todas las dudas. Creo que a nadie se le escapa que Santi aún no ha terminado el curso “sé presidente con 1000 palabras” para hablar de todo sin decir nada, como hacen todos sus compañeros de profesión. Y tampoco se nos escapa que no es una persona especialmente brillante.

Creo que se ha encontrado con una situación excepcionalmente oportuna, no ha querido desaprovecharla, y ahora su cara está inevitablemente unida a este partido, pero no es el más indicado para ese cometido. Creo que le han dejado claro que tenga mucho cuidado de meterse en jardines que no controla.

Lo que está claro es que como medida de contingencia, es mejor callar, porque si hablas de más, es más probable que mañana protagonices un titular peor que “no contestó”. Que se lo digan a Pablemos…

Ojo a la enganchada con Alsina.

Volver arriba