No hay cadenas que puedan resistir la fuerza de la fe en Jesucristo

Volver arriba