Este gatete, más pequeño que un gato callejero, es el felino más mortífero del planeta

Este gatete, más pequeño que un gato callejero, es el felino más mortífero del planeta

Hablamos del Felis nigripes, el gato africano de patas negras, también conocido como el felino africano más pequeño (de hecho, más pequeño que un gato callejero), pero cuyo tamaño no debe hacernos caer en la trampa: no hay otro igual a él cuando se trata de cazar, alcanzando una tasa de éxito de depredación del 60 por ciento (los leones solo logran atrapar a sus víctimas entre el 20 y el 25 por ciento de las veces).

Y es que, pesando 200 veces menos que un león típico, captura más presas en una sola noche que un leopardo en seis meses. Su modus operandi: a diferencia de los grandes felinos, el gato de patas negras tiende a desaparecer entre los pastos altos de la sabana africana. @gizmodo

Enviado por LaChicaDel2cv.

Mejor guion que Crepúsculo

@madeleinequiroz19 enviado por Heceboy.

Más buenas noticias

Más buenas noticias

No, no, no. No me voy a retirar. Poder trabajar en el cine ha sido como un ángel de la guarda para mí, y lo necesito. Estoy más saludable cuando trabajo, necesito un lugar para expresar mi experiencia de vida, y el cine me lo ha dado. Así que nunca me voy a retirar. Ahora mismo, llevo rodadas 117 películas, y lo gracioso es que mi discusión con la gente que dice: ‘Trabajas demasiado’ ha sido siempre ‘Me gusta trabajar y es saludable, soy feliz cuando estoy trabajando y, por cierto, tipos como Cagney y Bogart hicieron cientos de películas’. Y ahí es donde se zanja la discusión. @sensacine

Más buenas noticias

Enviado por ThugLife.

Cuando te pones a barrer después de haberte fumado un porraso

Enviado por Linkvron.

El que a hierro mata, a hierro muere

El que a hierro mata, a hierro muere

Cansado, muy cansado, del caos de tráfico que casi a diario se forma en la Avenida da Pasaxe, en dirección entrada a la ciudad, a las horas de entrada y salida de los alumnos del colegio Santa María del Mar, decidió poner en marcha una curiosa protesta. Este jueves, poco después de las cuatro de la tarde, cuando los estudiantes comenzaban a salir de clase, un empresario coruñés plantó su furgoneta delante de la entrada principal del centro escolar y comenzó a esgrimir sus razones. «Estoy cansado de siempre lo mismo», decía. «Ayer llegué una hora y cuarto tarde a trabajar y yo pierdo dinero por esto», explicaba a los numerosos padres que acuden en coche a recoger a sus hijos y que, en consecuencia, aparcan en la zona, provocando en ocasiones caravanas de vehículos que llegan hasta el puente de A Pasaxe. @lavozdegalicia

El que a hierro mata, a hierro muere

Volver arriba