—Camarero, pon una de calamares a la rumana.

—Perdón, señor, será a la romana.

—Irina, cariño, dile al gilipollas éste de dónde eres.